Comprendiendo su informe de agua - Sidon Water

Calle Pardela 2, B6 P1 BD, 35660 Corralejo, Las Palmas, Corralejo, Spain

Comprendiendo su informe de agua

La alcalinidad es la medida de la capacidad del agua para neutralizar los ácidos y es importante en el proceso de descalcificación. La alcalinidad es el resultado de la presencia de bicarbonatos, carbonatos e hidróxidos de calcio, magnesio y sodio. La alcalinidad y la dureza total suelen tener una concentración casi igual (cuando ambas se indican en mg/l de CaCO3) porque se forman a partir de los mismos minerales. Si la alcalinidad es mucho mayor que la dureza total, podría indicar que tu agua ha pasado por un descalcificador. Si la alcalinidad es mucho menor que la dureza total, quizá indique niveles elevados de cloruro, nitrato o sulfato. El agua con niveles bajos de alcalinidad (menos de 150 mg/l) es más propensa a ser corrosiva. El agua de alta alcalinidad (superior a 150 mg/l) puede contribuir a la formación de cal.

El amoníaco se utiliza en la producción de fertilizantes y alimentos para animales, así como en la fabricación de plásticos, papel, caucho, entre otros, y se encuentra de forma natural en el agua. Los niveles superiores a 0,1 mg/l aproximadamente suelen ser indicio de que el agua está contaminada.

El boro se libera en el aire, el agua o el suelo cuando los suelos y las rocas se meteorizan de forma natural. Según la Organización Mundial de la Salud, la directriz basada en la salud para el nivel de boro en el agua potable es de 2,4 mg/l.

El agua dura es aquella que contiene minerales disueltos, predominantemente calcio y magnesio. El agua que contiene carbonato de calcio en concentraciones inferiores a 100 mg/l suele considerarse blanda; de 101 a 200 mg/l, moderadamente dura; de 201 a 275 mg/l, dura; y más de 275 mg/l, muy dura.

La dureza del carbonato es una medida de la dureza del agua causada por la presencia de aniones carbonato (CO2-3) y bicarbonato (HCO-3). Produce alcalinidad y forma incrustaciones en las instalaciones de agua caliente como resultado de la dureza en combinación con el calcio y el magnesio.

Los cloruros suelen estar asociados al contenido de sal y a la cantidad de minerales disueltos en el agua. Los niveles inferiores a 10 mg/l son deseables y el límite recomendado para los cloruros es de 250 mg/l. Los niveles superiores pueden provocar un sabor salado y la corrosión de algunos metales.

La conductividad del agua se ve afectada por la presencia de sólidos inorgánicos disueltos, como aniones de cloruro, nitrato, sulfato y fosfato (iones que llevan una carga negativa) o cationes de sodio, magnesio, calcio, hierro y aluminio (iones que llevan una carga positiva). El valor normal de conductividad es aproximadamente el doble de la dureza total en las muestras de agua sin ablandar. Si la conductividad es mucho mayor que dos veces la dureza, puede ser indicio de la presencia de otros iones como el cloruro, el nitrato o el sulfato.

El cobre es un metal que existe de forma natural en el agua, el suelo, las plantas y los animales. El cobre puede desembocar en los suministros de agua como resultado de diferentes procesos industriales, como la minería, la agricultura y el trabajo en las fábricas. Las tuberías de cobre pueden corroerse, liberando más cobre en el agua. El nivel máximo permitido de cobre en el agua establecido por la Organización Mundial de la Salud es de 2 mg/l.

El agua que pasa a través o sobre la tierra disuelve el sílice de las arenas, las rocas y los minerales. El contenido de sílice en las aguas naturales suele estar en el rango de 5 a 25 mg/l.

El hierro es un metal que se encuentra ampliamente en las rocas y los suelos. El agua con hierro puede parecer clara al principio, sin embargo, el hierro se oxida al exponerse al aire y forma partículas insolubles de color naranja/rojo. Los niveles de hierro superiores a 0,3 mg/l pueden dar lugar a manchas de color rojo claro/marrón en las tuberías y en la ropa y pueden provocar sabores indeseables.

El agua dura es aquella que contiene minerales disueltos, predominantemente calcio y magnesio. Se recomienda un nivel de magnesio inferior a 40 mg/l para minimizar las calcificaciones en los sistemas de agua. Esta valiosa información tiene como objetivo ayudarle a interpretar los resultados de análisis de agua comúnmente recomendados. Algunas pruebas se centran en los contaminantes relacionados con la salud, mientras que otras revelan características importantes como la dureza y la corrosividad del agua. Entre estos, el resultado más importante es el de Dureza Total – CaCO3.

El manganeso es un metal que se encuentra ampliamente en las rocas y los suelos. En niveles superiores a 0,05 mg/l el manganeso mancha los accesorios de fontanería y la ropa de un color marrón oscuro y provoca sabores indeseables. Su presencia en el agua puede provocar crecimientos microbianos en el sistema de tuberías. El manganeso es esencialmente no tóxico a los niveles habituales y sólo causa problemas de salud cuando los niveles tienen un sabor muy desagradable.

Los nitratos/nitritos/amoniaco se encuentran en la naturaleza procedentes de muchas fuentes, principalmente de los fertilizantes y los efluentes. Se aconseja que el agua potable sea < 10 mg/l de Nitrato o 1 mg/l de Nitrito.

El pH es una medida de la intensidad de la acidez/alcalinidad del agua en una escala de 0 a 14, siendo 7 el valor neutro. Los resultados de un pH bajo (<6.5) pueden provocar la corrosión de las tuberías y superficies metálicas y un color verde/azul apagado en la cerámica y los lavabos.

El fósforo está presente de forma natural en la mayoría de las aguas. También se añade al 95% del agua potable del Reino Unido para reducir la cantidad de plomo que puede disolverse en nuestra agua. Esta dosificación del agua da lugar a concentraciones de aproximadamente 1 mg/l de fósforo en el agua potable del Reino Unido.

Aunque las concentraciones de potasio que se encuentran normalmente en el agua potable son generalmente bajas y no plantean problemas de salud, la alta solubilidad del cloruro de potasio y su uso en dispositivos de tratamiento, como los descalcificadores, pueden provocar un aumento significativo de la exposición. La cantidad de referencia para la concentración de potasio en el agua potable en el Reino Unido es de 2,5 mg/l.

En lugar de tener mayores niveles de calcio y magnesio, el agua blanda suele tener mayores concentraciones de sodio, o sal. Las sales de sodio (por ejemplo, el cloruro de sodio) se encuentran en prácticamente todos los alimentos (la principal fuente de exposición diaria) y en el agua potable. Aunque las concentraciones de sodio en el agua potable suelen ser inferiores a 20 mg/l, en algunos países pueden superar ampliamente esta cifra. Hay que tener en cuenta que algunos descalcificadores pueden aumentar considerablemente el contenido de sodio del agua potable.

El sulfato puede estar presente en el agua debido a procesos artificiales y naturales, pero a menudo se añade durante el proceso de tratamiento del agua como sulfato de aluminio. El sulfato aumenta la conductividad del agua y, por tanto, potencia los procesos de corrosión, lo que puede dar lugar a una mayor concentración de metales en el agua. Los altos niveles de sulfato afectan al sabor del agua. La Directiva de Agua Potable de la Unión Europea (1998) establece un valor máximo de referencia de 250 mg/l.

La dureza como CaCO3 es la concentración de iones de calcio y magnesio expresada como equivalentes de carbonato de calcio. Es considerada la mejor forma de medir la dureza en el agua. Las medidas se expresan en mg/l.

Aunque los niveles de zinc en agua superficial y subterránea no suelen superar los 0,01 y 0,05 mg/l, respectivamente, las concentraciones en el agua del grifo pueden ser mucho más elevadas como resultado de la disolución del zinc de las tuberías. Es probable que las concentraciones de zinc sean mayores en el agua que permanece en el sistema de tuberías durante largos periodos de tiempo. Si el zinc es elevado, dejar correr el agua durante 1 ó 2 minutos antes de utilizarla debería reducir significativamente las concentraciones. Las concentraciones superiores a 3 mg/l pueden ser perjudiciales para el aspecto del agua, desarrollándose una película superficial grasienta y un desagradable sabor metálico o astringente. El agua con más de 5 mg/l también puede tener un aspecto blanquecino.

Scroll al inicio

Language Select

Please choose your language: