¿Los descalcificadores o ablandadores de sal perjudican al medio ambiente? - Sidon Water

Calle Pardela 2, B6 P1 BD, 35660 Corralejo, Las Palmas, Corralejo, Spain

¿Los descalcificadores o ablandadores de sal perjudican al medio ambiente?

Un descalcificador de sal es un dispositivo de tratamiento de agua dura que sustituye los minerales naturales (principalmente calcio y magnesio) por sodio, en un proceso llamado intercambio de iones. El agua dura suele tener un alto contenido en iones de calcio y magnesio, lo que provoca la acumulación de cal en todo el sistema de agua, calentadores y otros aparatos. Esta acumulación tiene un impacto significativo en el consumo de energía, así como en la eficiencia y el mantenimiento del agua y la energía.

¿Cómo funcionan los descalcificadores de sal?

Los descalcificadores de sal suelen utilizar un sistema de perlas de resina (plástico) cargadas negativamente con iones de sodio (aniones). Estas perlas atraen y capturan los iones de calcio y magnesio (cationes) cargados positivamente a medida que el agua fluye por el sistema. Una vez eliminados del agua, la perla libera un ion de sodio que sale del sistema como agua descalcificada. Otros iones con carga positiva, como el hierro y el manganeso, también serán eliminados por las perlas.

La capacidad de las perlas de plástico para seguir atrayendo eficazmente los cationes se agota con el tiempo debido a la carga de calcio y magnesio, y deben regenerarse con una solución salina. Hay que añadir sal manualmente al sistema, en forma de cloruro de sodio, para producir la solución con la que se lavan las perlas, restaurando su carga negativa y expulsando el calcio y el magnesio como efluente. Este proceso se conoce como regeneración o retrolavado. Si el sistema se queda sin sal, el agua que pasa por él ya no se descalcifica y el sistema es completamente ineficaz.

Entonces, ¿qué impacto tienen los descalcificadores de sal en el medio ambiente?

Al eliminar los minerales que provocan la acumulación de cal en los sistemas de agua, los sistemas tradicionales de descalcificadores de sal contribuyen a mejorar el consumo de energía y la vida útil de los aparatos.

Pero este beneficio tiene un coste mayor para nuestro planeta. El regenerante más comúnmente utilizado para purgar el sistema y restaurar las perlas de plástico es el cloruro de sodio. El cloruro es tóxico para la vida acuática e incluso niveles bajos pueden producir efectos nocivos en los ecosistemas de agua dulce y dañar los cultivos agrícolas al provocar quemaduras en las hojas.

El proceso de regeneración en los descalcificadores de sal puede realizarse de dos a tres veces por semana y, en algunos casos, en zonas de agua muy dura, puede ser incluso diario. Una vez completado el proceso de regeneración, el cloruro de sodio se vierte como efluente en el sistema de alcantarillado, junto con los iones de calcio y magnesio. El cloruro no puede eliminarse fácilmente en las plantas de tratamiento, por lo que acaba en nuestros ríos, lagos y arroyos. El vertido de cloruro de sodio en el sistema municipal de aguas también tiene un impacto negativo en los organismos naturales que descomponen los residuos sólidos en las plantas de tratamiento de aguas residuales.

Otro problema asociado a la descarga de los iones de calcio y magnesio es que pueden precipitarse y formar incrustaciones en las tuberías de descarga y de aguas residuales, por lo que el sistema de descalcificación de la sal sólo está desplazando el problema de las incrustaciones a otro lugar, no eliminándolo.

El sistema también elimina iones como el hierro ferroso. Los iones metálicos que se unen a las perlas de resina tienden a no ser expulsados durante la regeneración, a diferencia de los iones de calcio y magnesio. Con el tiempo, los iones metálicos con carga positiva se unen de forma irreversible a las perlas con carga negativa, y la capacidad de las perlas para realizar el intercambio de iones disminuye. En general, las perlas de plástico de los sistemas descalcificadores de sal deben sustituirse cada 5 o 10 años (según la dureza del agua tratada) porque las perlas ya no pueden regenerarse. La utilización y el ciclo de sustitución constante de las perlas de resina de plástico utilizadas en estos sistemas es perjudicial para el medio ambiente, y en una época en la que se está eliminando el uso de plásticos en la medida de lo posible.

El cloruro de potasio es una alternativa más respetuosa con el medio ambiente que el cloruro de sodio, pero es hasta tres veces más caro y se necesita mucha mayor cantidad para conseguir el mismo efecto.

En resumen, aunque los descalcificadores de sal han demostrado que funcionan para descalcificar el agua de forma muy eficaz cuando funcionan como es debido, no se puede pasar por alto el impacto negativo que tienen en el medio ambiente. La tecnología de reestructuración del agua del Integro ofrece una alternativa única y respetuosa con el medio ambiente a los sistemas descalcificadores de sal. No añade ni elimina nada del agua, sino que previene y elimina la cal inyectando electrones en el agua con la energía suficiente para interrumpir la unión que de otro modo se produciría entre los distintos minerales. Como los iones que forman la cal permanecen en solución, pasan libremente por los sistemas de agua. Sin productos químicos ni mantenimiento, el Integro protegerá tus sistemas de agua y electrodomésticos, reducirá tu consumo de energía y, lo que es más importante, te ayudará a preservar el medio ambiente.

Scroll al inicio

Language Select

Please choose your language: